Coches eléctricos: no todo son ventajas

A todos nos han contado ya las ventajas de tener un coche eléctrico pero, ¿ cuáles son los gastos que tendríamos que soportar? ¿Cuáles son los inconvenientes que se nos presentan? Es importante saber el coste que supondría para nuestra economía enchufar nuestro vehículo cada día a la electricidad de casa y qué medidas debemos tomar para adecuar la instalación del hogar.

  1. Tendríamos que empezar por contratar una potencia superior a la que tenemos, para evitar que salte el diferencial.

Probablemente, con la potencia que normalmente tenemos contratada para los hogares, tendríamos que estar más de 2 horas con el coche enchufado con una carga lenta para que nuestra instalación no se vea afectada.

Hay que tener en cuenta además, que solicitar un aumento de potencia supone un desembolso costes de gestión de aproximadamente de 115€. A este gasto, hay que sumarle unos 30€ al mes más por esa subida de potencia.

De hecho, debido al elevado coste que puede suponer para un hogar, la carga rápida de 30 minutos sólo es posible en zonas públicas, ya que esto supone contratar 4,6 KW, es decir, 1.491€ de gastos del alta.

  1. Quizás tengamos que instalar un nuevo puesto de carga donde vayamos a repostar nuestro automóvil, porque de lo contrario, no merece la pena comprar un vehículo eléctrico.

Este nuevo punto de recarga para casa nos puede costar entre 100€ y 700€, dependiendo de la empresa que lo instale y los materiales que utilice para ello.

  1. Por otra parte, es importante escoger una tarifa energética adaptada a nuestras necesidades. Para ello, es fundamental valorar si lo más adecuado es fijarla o pagar sólo por las horas de uso.

La autonomía estándar de un coche eléctrico normalmente es de 200 km, que a su vez es la distancia que un trabajador recorre de media a la semana para acudir a su puesto de trabajo. Por lo tanto, serían necesarias como mínimo 4 recargas del vehículo al mes.

Según el informe realizado por el Grupo Selectra, si nuestra tarifa es fija, estas 4 cargas supondrían 18€ más en la factura de la luz, aproximadamente, esto sin contar que el automóvil se coja también para otros usos. Además, estos cálculos no tienen en cuenta la velocidad de carga que se utilice, que puede ser: lenta, semirápida y rápida. Lógicamente, a mayor velocidad, mayor consumo.

Pero si nuestra tarifa se establece por horas, obviamente habrá que escoger el mejor momento para la carga. El periodo más barato sería entre la 1 y las 7 de mañana; y el más caro estaría entre las 13 y las 23 horas, en el que nos podría subir la factura hasta 5,49€ con cada carga que realicemos.

En España, el objetivo está fijado para 2020, año en el que se pretende llegar a los 20 millones de vehículos enchufables. Pero, ¿está nuestra red eléctrica preparada para soportar que todos carguemos los coches en casa?

 

DINERGIA Información