El fraude de las gasolineras Low Cost ?

Según los datos publicados por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, el pasado verano en España había 264 operadoras de hidrocarburos.  De estas 264, actualmente 157 ya no están operando, y en concreto 55 han sido inhabilitadas. Esto es debido a que las autoridades españolas han puesto en marcha un proceso regulador y judicial para invalidar a este tipo de compañías, ya sea por infringir las normas, por problemas técnicos o por fraude.

Llama la atención que en 2017 se hayan inhabilitado esas 55 operadoras cuando, desde 2012, la media de exclusiones sólo ascendía a 3 o 4 anualmente. Sin embargo, parece que la limpieza del sector va a continuar y en 2018 se abrirán nuevos expedientes a otras empresas del mercado. Tanto los operadores como los distribuidores tradicionales se han desmarcado de estas prácticas y han alertado a las autoridades de posibles estafas que perjudican la imagen del sector.

Se han detectado incluso mafias organizadas que vendían carburantes a unos precios extremadamente bajos, estafando fiscalmente, tanto con el IVA como con otros impuestos que soportan los hidrocarburos en nuestro país. Buena parte de ellas provenían de gasolineras low cost que, aprovechando la tesitura económica que provocó la crisis, establecieron un sistema de precios muy baratos y con autoservicio que se sostenía a través de transacciones fraudulentas. De hecho, se han detectado desfalcos por valor de 300 millones de euros a través del impuesto del IVA solamente. A esto, habría que añadirle el efecto frontera, es decir, vender el producto en una región diferente a donde se liquidan los impuestos, para obtener un beneficio a través de ello.

La Asociación de Operadores Petrolíferos ha publicado un documento en el que habla sobre las estafas que se están produciendo y las consecuencias que tiene esto para el sector: compañías que pagan sus impuestos y cumplen con la normativa, cada día más compleja, lo que les lleva a competir en condiciones distintas y en clara desventaja. Por eso, una de las propuestas que hizo esta organización fue la de agilizar los trámites de expedientes sancionadores para la inhabilitación de las operadoras fraudulentas, facilitando la limpieza del mercado.

Por último, la AOP también ha expuesto los problemas que ha traído la eliminación de la autorización previa que se pedía para distribuir carburantes al por mayor, actualmente basta con una simple declaración responsable, lo que permite la entrada a empresas que trabajan con dudosas prácticas.

 

DINERGIA Información