Qué pasó con el crudo en 2017 y qué se espera en 2018?

2 de Enero 2018.

Una vez iniciado el 2018 y con la idea de comprender mejor las fluctuaciones del crudo, hemos decidido hacer un repaso a los acontecimientos de 2017 que han condicionado estos cambios.

Sin duda, la noticia más destacada del pasado año fue la subida del precio del petróleo causada por:

  • Recortes de producción de la Organización de Países Exportadores de Petróleo
  • Aumento de la demanda global
  • Irregular producción de Venezuela
  • Paros en la producción y distribución debido a huracanes en EEUU
  • Cierre de oleoductos en varios países

Otro hecho importante acontecido en 2017 fue la venta de activos de exploración y producción por parte de la empresa de hidrocarburos anglo-holandesa Shell. Según la compañía, han decidido adelantarse a los cambios que está sufriendo el sector energético con la llegada de los vehículos eléctricos y con las previsiones de demanda máxima, y concentrarse solamente en la refinería y distribución a partir de ahora.

Como contrapartida a la anterior noticia, algunas petroleras españolas han continuado e incluso aumentado su inversión en      exploración y perforación. Varios países publicaron leyes que evitan la venta de vehículos convencionales y obligan a los ciudadanos a adquirir eléctricos. De hecho, marcas tan importantes como Volvo o Toyota ya se han comprometido a fabricar nuevos modelos que eliminen por completo el consumo de carburantes para su funcionamiento.

En 2017 también se consolidó la exportación de petróleo de EEUU, llegando a superar en el mes de octubre incluso a Venezuela.

En este país, Venezuela, sigue cayendo la producción, debido a su inestabilidad política, llegando a alcanzar niveles en los que no puede ni abastecer de petróleo al propio país.

¿Qué podría pasar en 2018?

  • Aún existe un exceso de oferta del crudo y una dependencia alta de la demanda de países como China y EEUU para que bajen los precios.
  • Los desequilibrios comerciales con China podrían paliarse con la exportación de petróleo de EEUU, aunque el gigante asiático sigue en cabeza.
  • La compra de activos en energías renovables podría dar menores beneficios a las compañías que la producción y venta de petróleo en momentos de altos precios. De hecho, el futuro de los vehículos eléctricos todavía no está muy claro, teniendo en cuenta que en algunos países ya se está sopesando el coste social y medioambiental, con la extracción de litio y el desperdicio de batería.
  • Si en 2018 se produce un impago de Venezuela a la compañía petrolera nacional, ésta podría dejar de atender las obligaciones con sus acreedores. Pero además, Nicolás Maduro, en un golpe de poder, podría modificar la estructura de la industria del petróleo en su país, condicionando a todo el sector.

 

Dinergia Información