4 razones por las que no estamos preparados para el coche eléctrico

Hace unos meses os hablábamos de los inconvenientes que podría tener el uso extendido del vehículo eléctrico. Pues bien, otros países europeos ya han avanzado en este tema y podemos ver un referente en ellos para aplicar en nuestro país.

Al comparar el funcionamiento de dichos países con el nuestro, nos damos cuenta de que existen diferencias importantes en el modo de vida y las costumbres que dificultan la implantación del uso del vehículo eléctrico, además del coste económico.

1.- Para recargar la batería de nuestros coches (se suele tener más de uno por hogar) mediante la energía generada por placas solares, tendríamos que vivir en una casa con jardín y suficiente espacio para tener esta instalación. Pues bien, la población española tiende a vivir en capitales, de hecho, en 2030 casi el 50% de la población vivirá tan sólo en 15 ciudades. Esto significa que el autoabastecimiento de electricidad en nuestra vivienda es casi imposible porque no dispondremos de sitio para instalar el sistema.

Nuestros hogares estarán marcados por la falta de espacio, por vivir apelotonados en las grandes capitales y sin sitio para guardar los vehículos. Esta circunstancia provocará que la mayoría de ellos duerman en la calle (de hecho hoy ya lo hacen), y por lo tanto, no tendrán un sitio donde cargar la batería por la noche.

2.- La idea, por supuesto, es que la energía eléctrica que se utiliza para los coches sea limpia y renovable. El problema es que la fuente solar es insuficiente en los tejados de las viviendas para alimentar a los vehículos también, y ésta energía además se capta sólo durante el día. Esto quiere decir que hará falta un gran desembolso para instalar sistemas de acumulación en todas las comunidades para que cuando lleguemos por la noche, podemos recargar el vehículo para el día siguiente.

3.- España va a la cola de Europa en el tema de las emisiones, a pesar de lo que nos venden. La cuestión es que existen intereses importantes detrás de las eléctricas que frenan el desarrollo de otras energías. Por ello, es lógico pensar que de alguna forma nos cobrarán el llenar de electrones nuestras baterías, lo mismo que nos cuesta llenarlo de petróleo hoy en día. Y a pesar de esto, se sigue diciendo que el petróleo genera una mafia alrededor…

4.- Las baterías necesarias para acumular la energía contienen litio, y las minas de litio también generan problemas medioambientales y sociales que ya están salpicando a nuestro país. Por no hablar del desmesurado aumento del precio de este elemento y que la demanda del mismo va por encima de la capacidad productiva de las minas en la actualidad.

Estas circunstancias nos demuestran que el uso de los coches eléctricos queda muy bien sobre el papel, pero en la práctica nos puede acarrear problemas que nos compliquen la vida, más que mejorarla.

En resumen, si no se llega políticamente a un pacto energético que contemple los inconvenientes que puede generar el uso masivo de esta energía, el país se verá perjudicado por el gran desembolso económico para adaptar las instalaciones, además del impacto en el entorno, que aún no está preparado para ese gran cambio.

 

DINERGIA información