Cuidado! Las cámaras de la DGT ya multan también por usar el móvil

14/05/19.- La DGT comienza a utilizar las cámaras para la vigilancia del cinturón de seguridad como sistema para controlar el uso del teléfono móvil mientras se conduce.

Un coche invade el carril izquierdo en un tramo recto de un túnel y colisiona frontalmente contra otro. El conductor muere, pero los investigadores sospechan que estaba utilizando el móvil cuando su vehículo se desvió a la izquierda. Una conductora se sale de la carretera en la autovía y su coche acaba volcando. Hay dos heridos graves. Ella reconoce que se despistó un momento porque le había entrado un mensaje en el móvil.

Son solo dos ejemplos de accidentes en los que el uso del teléfono parece haber sido decisivo, pero hay muchos más. Los investigadores de la Guardia Civil atribuyen a las distracciones un tercio de los 1.180 muertes del año pasado en las carreteras españolas (104 en Galicia). Y Tráfico relaciona ese tipo de accidente con el creciente uso del móvil, que desde el 2016 ha situado a las distracciones como la primera causa de siniestro mortal en las carreteras españolas, por encima de los excesos de velocidad y del alcohol.

El teléfono móvil se ha convertido en un objeto omnipresente. Pero muchos también piensan que es omnipotente y que su uso no va a repercutir en un mayor riesgo al volante. Sin embargo, las cifras que la DGT anuncia son muy distintas: el teléfono móvil ya es la mayor fuente de distracciones al volante.

Y como tal, los números relativos a los accidentes tampoco difieren mucho. El teléfono móvil es la principal causa de accidentes en carretera, por encima del exceso de velocidad y del consumo de alcohol y/o drogas. Tanto es así que está presente en uno de cada tres accidentes con víctimas mortales. De ahí que la DGT intensifique su vigilancia.

Y como medida persuasiva, las cámaras de control del cinturón de seguridad también vigilarán, a partir de ahora, el uso del teléfono móvil mientras se conduce. Hablamos de 216 cámaras que captarán imágenes de los conductores y que permitirán, a un tiempo, comprobar si la persona al volante circula correctamente.

Para que la denuncia sea tramitada, la cámara detecta la matrícula y el modelo del coche grabándolo desde la parte delantera. Las imágenes, enviadas a un centro de tratamiento de denuncias, son analizadas por un programa informático capaz de discriminar entre las imágenes que podrían ser constitutivas de una infracción y las que no.

Una vez realizada la distinción entre las fotografías, las susceptibles de ser utilizadas como prueba en una denuncia son enviadas a unos técnicos que evalúan si en la imagen se ve al conductor manipulando el teléfono móvil. En caso de que esto sea así, la imagen se envía a la jefatura provincial de Tráfico correspondiente para que denuncie los hechos.

DINERGIA Información