Las ventajas del renting para particulares

A continuación te explicamos lo que necesitas saber para adquirir y mantener coche nuevo con la modalidad de renting a particulares.

A la hora de comprar un coche, existen otras alternativas distintas a la compra en firme al contado o financiada, que es la opción hasta ahora más utilizada por los compradores de vehículos.  Tal es el caso del renting que posibilita el estar estrenando coche nuevo cada pocos años al margen de otras ventajas muy interesantes que veremos a continuación.

Esta opción para la adquisición del vehículo esta siendo cada vez más utilizada por los usuarios que junto con el leasing, encuentran en estas dos modalidades, unos interesantes beneficios, los cuales iban antes dirigidos principalmente a empresas pero que ya están al alcance de los usuarios particulares en unas condiciones a tener en cuenta.

Cuál es la diferencia entre renting y leasing?

Además del renting, también existe el leasing como alternativa para tener un coche mediante el pago de una cuota mensual. En el caso del leasing se trata de un alquiler con un contrato de una duración mínima de dos años. La cuota mensual solo cubre dicho arrendamiento y no los gastos derivados del uso del mismo. Esta modalidad está pensada para acabar consiguiendo la propiedad del coche, pues los contratos suelen incluir una opción de compra al final de los mismos. Por ello, además de ser un alquiler, es una financiación con el objetivo final de acabar consiguiendo la titularidad del coche, pagando al final del contrato el valor residual del vehículo. Los clientes que optan por el leasing pueden escoger un contrato que obligue a la compra  o uno que les permita elegir al final.Así, el leasing y el renting se diferencian en que el primero supone pagar una cuota menor por el alquiler del vehículo, pero porque no incluye seguros, neumáticos, averías, reparaciones…

Los particulares que optan por el leasing son quienes tienen que asumir los riesgos, derechos y obligaciones del vehículo como el mantenimiento del mismo, su gestión o el pago de los impuestos. Además, en algunos casos hay que realizar un pago inicial.El leasing es una opción adecuada para quienes quieren acabar comprando un coche, mientras que el renting permite una mayor flexibilidad y tranquilidad, pues solo hay que pagar una cuota y despreocuparse.

Renting y sus ventajas para los usuarios particulares

Tras haber expuesto todo lo que ofrece el renting, conviene resumir sus ventajas:

  • No se tiene la titularidad del coche, que es la ventaja de comprarlo en propiedad, lo que permite amortizarlo en más años y hacer que sea más barato en el largo plazo. No obstante, el renting permite ahorrar en el corto y medio plazo y evitar los desembolsos grandes ya que no requiere pagar una entrada o cuota final como suele ocurrir cuando se adquiere un automóvil.
  • Al terminar el contrato se puede alquilar otro coche por si no queremos comprar uno desde cero o por si necesitamos cambiar sus características por uno más grande o más pequeño.
  • Las cuotas mensuales acaban conformando una cantidad menor de dinero por su alquiler entre uno o cinco años, por ejemplo. Además, incluyen todos los gastos derivados del uso del mismo que no se contemplan en la compra.
  • Al ser una cuota fija, permite planificar gastos sabiendo que no va a haber que realizar pagos inesperados por una avería por ejemplo.
  • Suelen ser vehículos nuevos con modernos sistemas de seguridad y un rendimiento más eficiente.

 

DINERGIA Información