Manipular el tacógrafo ya es penado con hasta tres años de cárcel

3 marzo 2020

Marzo arranca con novedades para aquellos conductores de camiones y empresas que manipulen el tacógrafo. Esta praxis ya no es una infracción administrativa, que implicaba una multa económica de 500 euros y una pérdida de seis puntos del carnet de conducir. Según El País, a partir de ahora manipular el tacógrafo es un delito de falsedad, tal y como informa Bartolomé Vargas, el fiscal coordinador de Tráfico de España.

Este lunes, tanto las jefaturas de tráfico de la Guardia Civil como las policías autonómicas recibirán una instrucción para que intensifiquen los controles e investiguen a los camioneros y a las empresas, si es el caso, que adulteren el tacógrafo. Esta práctica es cada vez más común: en ocasiones se coloca un imán en el censor para bloquear la transmisión de información del motor al tacógrafo y otras veces se hackea el tacógrafo para corregir las infracciones.

Tres años de cárcel

El objetivo es controlar a los conductores de transporte de viajeros y camiones de alto tonelaje. La medida tiene su origen en una sentencia dictada a finales de enero. Ésta abrió la puerta a la vía penal porque consideraba que estas manipulaciones eran un delito de falsedad en documento oficial. El artículo 303 del Código Penal es el encargado de regular y castigar esta práctica con penas que pueden superar los tres años de cárcel. El delito continuado puede alcanzar la pena de cuatro años de cárcel. 

La decisión del fiscal Bartolomé Vargas, por tanto, está avalada por una la sentencia del Tribunal Supremo, que estimó un recurso de la fiscalía. En su instrucción, ordena a los agentes de tráfico que aumenten los controles de tacógrafos. Además, pone a su disposición las armas que ofrece el Código Penal para combatir estas maniobras: con un permiso judicial podrán registrar las empresas para cotejar los datos de los tacógrafos de una flota determinada. 

Las empresas, también en el objetivo

Y es que poner en marcha esta investigación penal podrá tener como objetivo al chófer infractor, pero también a sus responsables cuando sea un asalariado. No en vano, a partir de ahora los agentes podrán investigar a los empresarios y determinar si han sido ellos los que han contribuido o ayudado a la manipulación para evitar multas por exceso de velocidad, pasar por alto que sus conductores empleado se saltad las horas máximas de conducción por jornada o permitir que excedan el horario para que la mercancía llegue al destino en los plazos fijados con los proveedores. Algo que, además, podría constituir otro delito contra los derechos de los trabajadores.

DINERGIA Información