Medicamentos que pueden dar positivo en control antidrogas

20 de marzo 2018

Tomar una pastilla para el dolor de cabeza o un jarabe para curar el resfriado, es algo habitual para todos. De hecho, a la hora de tomarlos, sólo le prestamos atención a los posibles efectos secundarios que pueda tener el medicamento, pero no somos conscientes de que alguno de ellos son incompatibles con la conducción, o que incluso podrían dar positivo en un control antidrogas de la Guardia Civil.

No todas las personas que dan positivo en un control han ingerido sustancias ilegales, la mayoría de ellas han tomado algún tipo de medicina contraindicada para el manejo de vehículos.

Los medicamentos pueden perjudicar a la conducción de muy diversas formas, bien porque produzcan un efecto terapéutico contraindicado, o bien como consecuencia de un determinado efecto adverso. Pero hay que aclarar que la relación no es siempre negativa, puesto que el medicamento en cuestión también puede controlar la patología y mejorar la aptitud ante la conducción. En cualquier caso, se ha de evaluar el posible riesgo.

Quizás el error venga porque en las cajas de medicamentos sólo aparece un signo, que muchos desconocen, que nos indica la incompatibilidad de coger el coche mientras se esté tomando dicha sustancia.

Este signo se encuentra principalmente en los relajantes musculares, antidepresivos, ansiolíticos, antigripales, analgésicos y antihistamínicos, porque pueden producir sueño, falta de coordinación, mareos, ansiedad,… Por supuesto, hay algunos más, aunque no son comunes y siempre se toman bajo receta médica.

También hay que tener en cuenta que la mezcla de cualquier medicina con alcohol o con otro medicamento puede multiplicar sus efectos secundarios.

Sin embargo, la Ley sobre Tráfico dice que el conductor puede coger el vehículo si está tomando algún tratamiento prescrito por un médico, presentando la receta correspondiente.

El problema viene cuando nos “auto medicamos” ante un dolor breve y nos hacen un control antidrogas. En estos casos, las autoridades juzgarían si afecta a la capacidad para conducir o  no. Aunque decidan que no afecta, la multa supondría 1.000€ y la pérdida de 6 puntos del carné. Y si ven que es perjudicial para la conducción, conllevaría la retirada del carné entre 1 y 4 años, más una pena de entre 3 y 6 meses de prisión, y entre 6 y 12 meses de trabajos para la comunidad.

Desde luego, lo más recomendable si tienes que tomar algún remedio y conducir, es consultar lo que dice la Ley sobre Tráfico: https://www.boe.es/buscar/doc.php?id=BOE-A-2015-8343

 

Dinergia INFORMACIÓN