Novedosos radares de la DGT

Hace unas semanas os informábamos de que en los dos últimos años han aumentado los accidentes mortales de tráfico y que unas de las medidas que la DGT iba a tomar para combatir este dato era la de aumentar el control en las carreteras. Pues bien, ya conocemos los medios que utilizará para ello, y creednos, están ahí aunque no siempre los veamos…

Comenzamos con los radares más comunes y que son capaces de captar infracciones de dos vehículos por segundo, los radares fijos. Éstos pueden ser postes colocados en el borde de la carretera o pórticos, en el caso de las autopistas, pero ambos funcionan mediante el efecto Doppler. Es decir, si vamos a velocidad elevada, el coche emite unas ondas que hacen que salte el radar y nos haga una fotografía. Este tipo de radares deben estar señalizados 500 metros antes, como mínimo, pero aun así, a veces no los vemos y caemos en sus redes…

Las motos con radares móviles láser incorporados es una de las incorporaciones más novedosas. Para ello, la Guardia Civil ha comprado 300 nuevas MBW de 236 CV. Imposible escapar de ellas.

Dentro del Plan estratégico de medios aéreos, ahora también se incluyen, además del helicóptero Pegasus, avionetas y drones, los cuales permiten captar a los infractores a una altura de hasta 300 metros y 1 km en línea reta. En el caso de los helicópteros, llevan incorporadas 2 cámaras, una para seguir a los coches y su velocidad, y otra para ver los detalles. Y por si esto fuera poco, ahora pueden multar también por el uso del móvil, por la ausencia del cinturón de conducir o casco, o por no respetar la distancia de seguridad.

Otro de los sistemas más comentados y que provoca grandes multas son los radares de tramo. En España ya contamos con 22, situados en las carreteras en las que la seguridad se ve más comprometida, ya sea por el gran volumen de tráfico, circunvalación, o por la presencia de túneles o viaductos. Este sistema cuenta con una cámara infrarroja al principio y al final del tramo que capta la matrícula y hora en la que pasa cada coche. Con estos datos, calcula el tiempo que ha tardado el vehículo en recorrer la distancia y establece la velocidad media.

Pero no sólo nos pueden multar por exceso de velocidad, existen radares que detectan si nos saltamos un semáforo en rojo. Éstos están ubicados a 25 metros de la línea de detención y pueden hacer hasta 5 fotos para ver con claridad la marca, modelo, matrícula y color del coche. Lo único ventajoso, que no se activan si el semáforo se encuentra en ámbar y que están señalizados antes de llegar al poste.

Tampoco nos podemos olvidar de los radares móviles, aquellos que lleva la Guardia Civil camuflados en sus vehículos y que funcionan tanto parados como en movimiento. Pero, ¿y dónde está la novedad en este tipo de radar? Pues que ahora también tienen la capacidad de comprobar en el momento si tu coche tiene el seguro vigente o si has pasado la ITV.

Y para terminar, sin duda la mayor novedad que podemos encontrar en cuanto a radares, gracias al desarrollo de las nuevas tecnologías:

1.- Traffic Eye: sistema que permite controlar dos carriles a la vez. Lee matrículas mediante iluminadores LED infrarrojos, e integra en un solo cuerpo la cámara, el módulo de iluminación, la unidad de procesamiento de datos y toda la electrónica de control. Además, se comunica con los centros de control al momento, mediante cable, fibra óptica, GPRS, 3G…

2.- Multaradar C: es el radar invisible. Puede funcionar de forma correcta mientras viaja a alta velocidad, camuflado en el frontal de los coches de la policía, o bien instalado en cualquier pórtico al uso. Permite controlar hasta seis carriles de forma simultánea y en ambos sentidos. Además, emite unas ondas que pasan desapercibidas ante los detectores de radares, por lo que resulta imposible evitarlo.

 

DINERGIA Información