Ojo, con las estafas que puedes sufrir como conductor!

4 agosto 2019

Lamentablemente, el mundo del automóvil suele ser centro de estafadores y timadores. Te contamos todo a lo que te enfrentas y de lo que te avisa la policía. En la carretera, en tu casa, frente a tu ordenador… los timos y las estafas en el mundo del automóvil se multiplican y el problema es que van a más. Hacemos un extenso recopilatorio con todo lo que tienes que tener cuidado y de lo que, poco a poco, nos han ido alertando los cuerpos policiales. Aquí te mostramos todos:

Ten cuidado en la carretera

INHIBIDORES

En este caso no hablamos de una carretera. El parking de los centros comerciales también es un lugar en el que tener mucho cuidado. Esta vez hablamos del uso de inhibidores y es que si estás en un lugar con mucha afluencia de tráfico y aparcamientos muy grandes, lo mejor es que cierres el coche con el mando a distancia junto al vehículo o con la propia llave. Y es que estos aparatos impiden que las ondas del mando a distancia lleguen hasta el receptor del coche y, por tanto, el vehículo queda abierto, por lo que los ladrones podrán robar lo que tenemos en el interior y, en el peor de los casos, se facilita el acceso si quieren llevarse el coche.

Y HASTA EN CASA

Otro problema relacionado con el robo de vehículo en aparcamientos lo podemos vivir en nuestra propia casa. Esta vez los cacos utilizan un repetidor de frecuencia que amplía la señal del mando a distancia o del receptor del vehículo. Así, consiguen que aunque el coche esté aparcado en la puerta de casa y las llaves dentro, éstas abran involuntariamente el automóvil sin la intervención humana.

Cuidado en el taller y con los coches de segunda mano

CUIDADO CON LAS GANGAS

Otro de los principales problemas que encontramos en el mundo del automóvil es la venta fraudulenta de coches de segunda mano. A finales de 2018, por ejemplo, recogimos la noticia de un hombre que intentó vender su coche haciéndolo pasar por un Ferrari. En este caso concreto, las réplicas se suelen basar en Toyota MR-2, pero hay muchas otras.

Para facilitar la compra de coches de segunda mano y mejorar la transparencia entre comprador y vendedor, la DGT ya ha presentado su libro de averías con el que se recogerá todas las reparaciones que se realicen en un vehículo a través de una plataforma llamada Librotaller.com, en colaboración con la Confederación Española de Talleres de Reparación de Automóviles y Afines (CETRAA).

Cuidado con Internet y el teléfono

EL FALSO RADAR

Uno de las estafas más habituales y de los que la DGT y la Guardia Civil alerta en mayor medida es la del falso radar. La víctima recibe un correo electrónico en el que se avisa de que nos ha fotografiado un radar superando los límites establecidos pero, para ver la misma, tenemos que descargarnos un archivo que, lejos de mostrar la imagen, se trata de un virus con el que el estafador accede a todas nuestras contraseñas. Así contará con la información de nuestras cuentas bancarias o de las tarjetas de crédito.

LA MULTA QUE NO EXISTE

Otro tipo de phishing es la falsa multa de la DGT que puede llegar a nuestro correo electrónico. Haciéndose pasar por el organismo oficial,** un mail nos alerta de que tenemos que pagar una cuantiosa multa de más de 1.500 euros** para ingresar el dinero en el lugar indicado o, como en el caso del radar, descargar un archivo que no es otra cosa que un virus con el que hacerse con nuestras contraseñas.

En la carretera, en tu casa, frente a tu ordenador… los timos y las estafas en el mundo del automóvil se multiplican y nuestro cajón ya rebosa. Hacemos un extenso recopilatorio con todo lo que tienes que tener cuidado y de lo que, poco a poco, nos han ido alertando los cuerpos policiales. Aquí te mostramos todos:

EL TIMO DEL RETROVISOR

En este caso hablamos de una estafa que, en su mayor parte, tiene como víctimas a las personas mayores. En este caso, los delincuentes fuerzan un pequeño golpe para hacerlo pasar por un incidente. Entonces, el conductor se baja y atosiga a la víctima diciendo que su coche es de alquiler y tiene que irse rápido porque tiene que coger un vuelo.

Aprovechando el desconcierto, el estafador le pide una cantidad de dinero a la víctima para solucionar el problema y, si no cuela, hace una llamada simulando ponerse en contacto con su aseguradora. Al otro lado del teléfono, una persona pide a la víctima que le dé el dinero al supuesto indemnizado con la promesa de que en unos días tendrá restituido el dinero en su cuenta. Por supuesto, la información es completamente falsa y el estafador se lleva el dinero consigo.

LA AVERÍA, FALSA O NO

En este caso sí que tenemos que tener mucho cuidado. La opción menos mala, de la que nos alerta la policía, es aquella en la que un coche alerta a otro con señales acústicas y luminosas para que pare en el arcén, avisando de que está sufriendo una pequeña avería. Una vez parados, el conductor se baja y mira la zona trasera del coche junto a los pasajeros del vehículo supuestamente dañado. Al mismo tiempo, un tercero se baja del coche de los ladrones sin hacer ruido y roba las pertenencias que se encuentren en el interior del mismo.

La segunda versión sí es más peligrosa, ya que el modus operandi del robo es muy parecido pero, además, acabaremos con una rueda pinchada. Este caso se suele dar junto a una gasolinera, los ladrones aprovechan que vamos a pagar el combustible para pinchar a escondidas las ruedas del coche. Durante unos cientos de metros o kilómetros siguen de cerca al vehículo pinchado y, una vez éste se da cuenta, los ladrones ofrecen una supuesta ayuda, mientras, como ya hemos dicho, uno de ellos roba las pertenencias del interior.

PHISHING CAR

Otra de las estafas habituales de Internet está relacionada con el phishing car. El phishing es un ciberfraude por el que el estafador trata de hacerse pasar por una persona que no es. Así, simulan anuncios de coches de segunda mano que hacen pasar por ciertos pero, en ellos, se suele pedir un importante pago por adelantado, alegando, por ejemplo, que el dueño del coche se encuentra en el extranjero. Como ya hemos dicho en otros casos, no confíes en las gangas y pide siempre todos los documentos legales necesarios.

Y CUIDADO CON EL TELÉFONO

Seguro que has escuchado hablar de los falsos secuestros. Utilizando, normalmente, a personas mayores, los estafadores hacen llamadas a teléfonos y, con una grabación, hacen creer a las víctimas que un familiar cercano ha sido secuestrado y piden que no contacten con la policía y que entreguen el dinero en los próximos minutos.

En este caso podríamos hablar que se trata de una variación de este tipo de robos. Cuando el teléfono suena, el estafador le cuenta a la persona que está al otro lado del teléfono que su hijo ha causado un accidente de coche y que está en la cárcel. Él, haciéndose pasar por abogado, te pide dinero para pagar la fianza y que, así, pueda salir de allí.

DINERGIA Información