¿Sabes cuándo hay que sustituir el filtro antipolen o de habitáculo?

25 octubre 2020

Para que un motor funcione y se pueda producir la combustión interna, necesita aire y combustible, que deben ser también filtrados de impurezas. por tanto, son varios los filtros en un vehículo que atrapan todas las impurezas de los fluidos y del aire que pasa al motor y al habitáculo de los ocupantes.

El «filtro de polen» también denominado «filtro Antipolen» es un filtro que garantiza la salud de los ocupantes y es igual o más importante que los demás filtros del vehículo. Se encarga de filtrar las partículas de polvo y polen que hay en suspensión en el aire ambiente, impidiendo que pasen al interior del habitáculo.

Este filtro resulta esencial sobre todo para personas alérgicas, proporcionando limpieza y comodidad en el interior del habitáculo. El buen mantenimiento del filtro antipolen resulta ser una inversión saludable y evita en la medida de lo posible que al interior del habitáculo entren partículas nocivas para la salud.

El filtro antipolen lo incorporan de serie la mayoría de vehículos

El filtro antipolen lo incorporan de serie la mayoría de vehículos, ayudando a conductor y ocupantes a tener una respiración sana y pura durante la conducción. Los filtros antipolen se fabrican con materiales filtrantes de una mayor densidad para que el paso de partículas al interior del habitáculo sea el menor posible y el aire pase totalmente filtrado.

Este filtro es muy importante para personas con alergias, asmáticas, niños pequeños y personas mayores, con lo cual debemos tener en cuenta cuál es su mantenimiento y cuando hacerlo. Va colocado en la entrada de aire al habitáculo y en una zona que varía según marca y modelo de vehículo.

Hay que destacar que el filtro antipolen no va a influir en el funcionamiento del motor y tampoco en su rendimiento, pero si va a influir en el aire que se respira en el interior del habitáculo. En el verano, cuando utilizamos el sistema de aire acondicionado del vehículo, es cuando más se intensifica el funcionamiento del filtro antipolen.

Si el filtro antipolen está totalmente tapizado, podemos tener un problema cuando lo conectemos, ya que, si no pasa el aire suficiente por el evaporador, no se va a producir el intercambio de calor para que el gas del aire acondicionado realice el cambio de estado y observaremos que no enfría, pensando que tenemos una avería grave en el sistema.

Por lo tanto, debemos tener la precaución de sustituir el filtro antipolen al menos una vez al año o entre 15.000 y 25.000 kilómetros, pero todo va a depender de la zona por donde circulemos con nuestro vehículo, porque no es lo mismo circular por zonas agrícolas, caminos con polvo etc., que por carretera o poblaciones con más o menos contaminación. Existen dos tipos de filtro antipolen y que irá en función de lo que nos queramos gastar y lo que queremos que filtre.

Filtro de carbón activo

El filtro de carbón activo o activado además de proteger del polen y del polvo, filtra los gases contaminantes que emiten otros vehículos por el tubo de escape y minimiza que aparezcan malos olores en el habitáculo. El precio de este tipo de filtro ronda los 30 euros.

Independientemente del filtro antipolen que lleve nuestro vehículo, su ubicación puede ir en los siguientes sitios:

  • En el compartimento del motor cuya sustitución es sencilla y rápida si se ha hecho alguna vez.
  • Debajo de la guantera del vehículo en el interior del habitáculo, siendo esta ubicación algo más compleja para la sustitución del filtro, puesto que en algunos casos hay que desmontar plásticos y algún accesorio más para acceder al filtro.

DINERGIA Información